domingo, 27 de marzo de 2011

AMIGOS, FAMILIA.

La amistad es un privilegio del que disfrutamos los humanos, y que ninguna otra especie viva comparte. 
Cuando las cosas te salen mal, o si el destino te da un revés, muchos de esos amigos desaparecen, huyendo del problema, buscando la comodidad que da el no saber nada, el no inmiscuirse. El amigo de verdad, llama a tu puerta bien temprano, te da los buenos días, se sienta y te pregunta. Escucha tus problemas, tus desvaríos a veces, tus dudas, tus miedos, y cuando acabas, te dice: aquí estoy, ¿qué quieres que hagamos?.
A lo largo de mi vida he ido dejando atrás algunos de los primeros, esos que proclaman su amistad a los cuatro vientos, como si te hiciese un favor al escogerte, esos amigos que cuando empiezas a levantar el vuelo solo, después de algún mal despegue, te evitan, porque ya no les sirves, ya no tienen a quien ayudar para sentirse importantes. Esos amigos son los que más duele perder, pues te hicieron creer que su amistad era sincera, que te ayudaban de forma altruista, que tus pesares quedaban bien resguardados de miradas indiscretas y de oidos maliciosos, que todo lo que hablabais quedaba en secreto, guardado para siempre.
Aún así, debo dar gracias, porque tengo grandes amigos. Son pocos, por supuesto, porque así debe de ser, nadie se puede jactar de tener 200 amigos, como en el facebook, porque solo son conocidos, y algunos ni eso, personas casi anónimas con los que compartes fotos, comentarios, chistes, vídeos, algo entretenido con lo que pasar un rato, pero a la hora de la verdad, apagas el ordenador y buscas a los verdaderos, esos a los que no tienes que mandar fotos porque te tienen en su memoria, a los que no tienes que comentar nada porque ya saben cómo opinas, a quienes no cuentas un chiste frío, sino que haces reir a carcajadas con alguna de tus tonterías... Esos AMIGOS no los has encontrado en la red, estaban ahí desde hace mucho, porque el destino así lo quiso.
Para mí, alguno de ellos son mi familia, porque los he tenido en todo momento, cuando la mía propia no aparecía. Lloraron conmigo, se alegraron por mí, vivieron su vida con la mía, y por eso esta carta va para ellos, porque los quiero como se debe querer a un amigo, sin fisuras ni resquemores, sin deudas de sangre ni obligaciones, simplemente porque sí, porque están siempre al otro lado de la puerta, y cuando los llamo vienen, sin preguntar para qué los necesito, sin aguardar nada a cambio, simplemente porque la amistad es lo más grande que pueda tener una persona. Elegí a mis amigos, y a veces tuve que descartar a algunos, pero al final la criba es positiva, porque me he quedado con los mejores.
Os quiero a todos, de corazón. Gracias por existir. Gracias por soportarme. Gracias por quererme. Gracias.




martes, 22 de marzo de 2011

PRIMAVERA

Las viñas semejan manos cansadas por el polvo que claman justicia bajo la tierra . Ahora, la luz y el calor se han aliado con ellas, arrancando de sus troncos yermos la viveza de las hojas, gestando con  esperanza la preciada uva.
Los olivos, brazos fraternales que nos ofrecen con su amable gesto el fruto codiciado por todos e inalcanzable para algunos,  reverdecen bajo el sol, dejando atrás su plateado manto.
Toda la tierra nos muestra sus verdes vestiduras y nos ofrece sus tesoros más preciados, haciendo de la vida alarde.
El campo renace de sus cenizas otoñales.
Llega la primavera, que ilumina con sus colores el marrón ocre del paisaje.

lunes, 21 de marzo de 2011

"¿Quién me ha robado el queso?"

"¿Quién me ha robado el queso?", es uno de los muchos libros que existen en el mercado para levantar la autoestima, uno de los muchos problemas que tiene el ser humano en esta era de la informática, tan adelantada tecnológicamente pero que fomenta muchos problemas sicológicos.
Yo lo leí en cierta ocasión, recomendado por un amigo mío, y la verdad es que da algunas pautas de comportamiento que te ayudan en el momento oportuno, pero que a la larga te hace dar cuenta de que el problema no está en ti, sino en los demás. Me explico: La envidia de los mediocres, de las personas que no valen más que para hacer sombra, le hace machacar al que vale más que él, con sutileza, con tesón, porque para eso sí están hechos, para socabar, para dañar y roer, como las ratas, poco a poco y sin pausa a los que saben que les superan, para estar por encima.
Y tú, que sabes en el fondo que no eres tan inútil, acabas, gracias al trabajo de esos parásitos, creyendo que no vales, porque te lo están haciendo ver constantemente.
Pon en un papel tus virtudes, todo lo que sabes hacer (me sale la paella mejor que a mi madre, hago el punto de cruz bastante bien, canto entonado, doy todo el cariño que tengo a mis hijos, les  hago las mejores y más divertidas fiestas de cumpleaños, sé pintar, no se me dan mal los poemas, sé contar un chiste, en mi tabajo doy el 100 %, soy amigo de mis amigos, comprensivo con mis enemigos... ) y empieza por reconocerlo. Seguro que esta lista acaba siendo más larga de lo que tú mismo esperabas. Olvida por un momento tus defectos, esos ya te los recordarán los demás, ten solo en cuenta las cosas buenas, las positivas, y al final, te darás cuenta de una cosa: Si te has quedado sin tu queso, sal a buscarlo a otro sitio, y si no, pues un buen vaso de leche bastará, o cualquier otra cosa que te apetezca. Tú vales más de lo que quieren hacerte creer, así que, tómate la frase aquella que decía Carmen Maura en el programa de Tola, y ponla en tu frigorifico con un imán: "Nena (o nene) tú vales mucho".

sábado, 5 de marzo de 2011

¿REFINERÍA? ¡NO, GRACIAS, P´A TÍ!

Una persona a la que quiero mucho, me contó un día, tras las últimas elecciones municipales y autonómicas, que se sentía defraudada y engañada. Había votado al partido que actualmente gobierna nuestra Comunidad Autónoma con la seguridad de que velarían por la defensa del Medio Ambiente, cuestión de la que alardearon en la campaña electoral. Fueron promesas de las que después de los escrutinios se retractaron, mostrando su total apoyo a la instalación de una refinería en Extremadura.
Pobrecita. Al fin ha comprendido lo falsa que puede llegar a ser la promesa de un político en época de elecciones, donde se promete hasta la luna si es preciso para conseguir un mullido sillón donde dormitar durante 4 años y desde donde llenar sus bolsillos y sus estómagos, convirtiéndose en auténticos caciques. Sus posesiones aumentarán al mismo ritmo que sus cuentas corrientes, y no saldrán a la luz sus activos, camuflados bajo el nombre de familiares o de empresas allegadas, aunque todos sabremos que las poseen.
Todos nos hemos acabado enterando de la relación familiar existente entre la empresa que pretende montar la refinería y un alto cargo de la Consejería. Todos, en fin, sabemos que en el fondo todo se reduce simple y llanamente  a Dinero y Poder, dos palabras que has estado siempre unidas a la política y que no distingue de siglas ni idelogías.
Sabemos que muchos de los que presumen de socialistas se han convertido en auténticos capitalistas, y que la salud y el bienestar del resto de los mortales, incluyendo a sus abnegados e incondicionales votantes, les viene al fresco.
Entre otras cosas, la distancia hace más fácil la decisión, porque ellos, desde sus chalets, no tendrán que soportar el olor a azufre ni los negros humos. Otra cosa sería si al abrir los balcones insonorizados se dieran de narices con toda esa basura, que en vez de cambiar su residencia serían capaces de trasladar hasta la última piedra de esa industria al jardín del vecino.
Extremadura es para ellos el culo del mundo, y sólo la quieren para sacarles la pringue y para seguir viviendo del cuento, a cuenta, y valga la redundancia, de la ignorancia de muchos de nosotros, que creemos más en unas siglas que nos suenan a libertad que en otras que nos quieren relacionar a un pasado dictatorial, tela de araña que han sabido urdir para mantener las bocas cerradas y el corazón encogido por el miedo.
Menos mal que el pueblo está despertando y se está dando cuenta de que el cuento ha cambiado, y en en éste en particular, Caperucita se ha convertido en lobo y el feroz animal no es tan malo como lo pintaban.
Lo malo de todo ésto, y la moraleja de la historia, es que no valdrán de nada las miles de firmas recogidas( entre ellas la mía), lo mismo que no han servido las recogidas para exigir el Centro de Especialidades prometido por nuestro actual y excelentímo presidente, convertido de la noche a la mañana y como arte del "birli-birloque", en Centro de Salud pelado y mondado.
No servirán de nada, porque para lo único que tienen en cuenta nuestros nombres y apellidos es para enviarnos sus panfletos electoralistas cuando quieren comprar nuestros votos, cuando quieren que les aseguremos su futuro al menos otro cuatrienio.
¿Creen de verdad que todo ésto servirá para algo?. Ojalá me equivoque, pero nunca nos han escuchado, y no iba a ser ésta la excepción.
Seguro que los famosos maletines, esos que ni yo ni nadie encontrará nunca en la calle, ya han pasado por despachos y oficinas, acallando alguna que otra conciencia, y nosotros, a callar, que estamos más guapos.
No nos quejemos, que habrá puestos de trabajo. No protestemos, que sólo estaremos negando el progreso.
Si aparece el temido cáncer en unos años, ¿qué importa? si total, de aquí a cien años, todos calvos, y a mí me pillará lejos.....
Más salud, más agricultura y ganadería, que de eso estamos sobrados, más ayudas para el campo, y menos humos, que de estos últimos ya nos sobran a los extremeñinos cuando vemos lo que hacen diariamente con nosotros.
Como decían los primeros socialistas, y despidiéndome, os digo: "Salud, camaradas!"

CON LA IGLESIA HEMOS TOPAO

Desde tiempos inmemoriales, se ha concedido la nulidad eclesiástica a todo aquel que tuviese dinero e influencias para comprarla. Estas personas, una vez deshecho su primer matrimonio, volvían a casarse por el rito católico y aquí no ha pasado nada. Tú,  anónimo y de a pie, te divorcias y ya no puedes contraer nupcias por la iglesia, porque ésta no tolera que dos personas que han dejado de quererse rompan su relación. Según la Santa Madre Iglesia, tienen que estar juntos hasta que la muerte los separe, y ésto último desgraciadamente ha ocurrido muchas veces, por aguantar a una pareja que te maltrata, pero claro, ségún dicen los "santos padres", la mujer obedecerá al marido, parirá todos los hijos que Dios le dé y acepatará resignada su destino, porque de ella será el Reino de los Cielos.
Yo soy creyente, hasta donde puedo, es decir, no creo en el Papa, que pasa de un día para otro de Cardenal a Santo, no creo en los que utilizan los medios de comunicación para difundir sus ideas y atacar a los demás, en suma, no creo en esta oligarquía tal y como está constituida. No concibo que el Vaticano tenga su propio gobierno, su banco y su ejército. El poder corrompe, y me da miedo que algunos se conviertan en talibanes intransigentes, tal y como eran cuando existía la Inquisición.
Creo en que existe un Dios, al menos quiero y necesito creerlo, respeto a muchos sacerdotes, por buenas personas, y a los misioneros, que se juegan la vida por los demás, y gracias a estas personas, aún sigo teniendo fe.
Un día le preguntaron a Jesús si era de rigor pagar los impuestos a Roma, a lo que contestó "Al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios". Desgraciadamente ha cambiado mucho la historia en estos 2000 años, y la Iglesia Católica siempres se ha inmiscuido demasiado en las "cosas del César", utilizando su poder para gobernar sobre los hombres.
Si el Reino de Dios no es de este mundo y Cristo se negó a convertirse en paladín para la causa judía contra el opresor romano, ¿porqué la iglesia que fundó Pedro se mete en asuntos políticos?.
Aquí en España existe una sociedad multiconfesional, y también hay agnósticos, por lo que no pueden ni deben querer imponer sus mandatos.
La familia, ¿qué es para ellos la familia? ¿cómo se atreven a despreciar a homosexuales, divorciados, a cualquiera que no se haya casado por la iglesia?¿en qué mundo viven?. Para mí que hay mucha hipocresía escondida tras los golpes de pechos en los templos.
El respeto a las libertades es el mejor modo de expresar el AMOR con mayúsculas. Este sentimiento no tiene ni sexo ni ideología.

jueves, 3 de marzo de 2011

LAS MUJERES EN EL TRABAJO, +x- (MÁS POR MENOS)

Debería haber nacido hombre. No estoy pensando en un cambio de sexo, ni me estoy cuestionando mi condición sexual, qué va, pero a veces me resisto a ser mujer. Estoy harta de buscar trabajo y me pregunten: "¿Casada?" "¿Hijos?". A ellos no le preguntan ese tipo de cosas en las entrevistas laborales.
"Vamos a ponerte a prueba unos meses, eso sí, sin darte de alta, no quiero jugarme mi dinero. El negocio no marcha muy bien, nos comen los impuestos y todo cuesta mucho"...
"Vas a estar aquí nueve horas, algunas los sábados, y aprovecharás los ratos libres para limpiar todo ésto, que ya sabes cómo son los hombres..."
Después de todo aceptas el empleo, no te queda otra opción, al menos es "una ayuda para casa". Si haces bien tu trabajo todos creerán que la empresa es tuya, y habrá algún descerebrado que incluso te dirá si tienes "algo que ver" con tu jefe, ya que no se entiende tu celo en hacer bien las cosas.¿Para qué mirar tanto por la empresa si no es tuya?.
En una ocasión nos preguntaron a mi compañera y a mí cómo era que nos entendíamos tan bien con el jefe, si los demás parecía que le tenían miedo, que con nosotras se portaba de otra manera. No me paré a decirle que trabajábamos bien, que le hablábamos las cosas a la cara y que igual que dábamos todo en nuestra labor también exigíamos lo que honradamente nos pertenecía. Simplemente la miré y le dije :"Los lunes, miércoles y viernes está conmigo, los martes, jueves y sábado, con la compañera, y el domingo se lo dejamos a su mujer, que también tiene derecho". No le hizo gracia mi respuesta, y no sé si en el fondo pensó que algo de eso habría. Nuestra jefa se rió mucho cuando le contamos lo sucedido. Ella sabía la relación que realmente teníamos con su marido.
Alguien debería hacer un estudio sociológico entre las mujeres que trabajan, al menos, en esta zona, donde se diga cuánto ganan realmente, qué nómina firman si la tienen, quién hace la limpieza en sus lugares de trabajo, si sus compañeros cobran lo mismo y cuántas horas dan a la semana. Si sirviese para que todas se pusiesen de acuerdo o a alguien se le cayese la cara de vergúenza, se daría por bueno el estudio.
A propósito, busco trabajo. Tengo años de experiencia y pocos días cotizados. Estoy casada y tengo tres hijos. ¿Le interesa a alguien? No se arrepentirá.

HUYENDO DE LA MISERIA

Las aguas engulleron a sus compañeros de travesía. La angustia les oprime el corazón cuando son recogidos, supervivientes de un largo trayecto cuyo punto de partida fue la miseria y que ahora acaba, por fin, con el abrazo de una cálida manta. Niños pequeños, entre uno y cuatro años, han muerto. Mujeres y hombres, agotados, son incapaces de articular palabra. Han aguantado el viaje, han tenido suerte. Ellos creen haber llegado a Jauja, y en cambio, en unos días serán repatriados al lugar de donde salieron.
El grupo de los poderosos ha dicho, entre bromas y sonrisas, que se corta el grifo al Africa subdesarrollado y a otros países pobres de solemnidad. Las cuentas no salen y hay que seguir llevando el lujoso tren de vida que llevan.
No a las cancelaciones de deudas, no a la vida, sí al exterminio. Millones de seres humanos seguirán muriendo bajo la pasividad de los grandes, que llenarán sus barrigas y sus bolsillos y dormirán felices en sus mullidas camas.
Esto es indigno. Me avergüenzo a veces de pertenecer al género humano. Recogemos a alguien que cae a un precipicio, tendiéndoles la mano, y cuando se cree a salvo le damos un empujón para que caiga.